“Hemos fallado a nuestro deber de pastores”: Obispos piden perdón a víctimas de abusos en la iglesia

En plena Asamblea Plenaria, los obispos reconocieron “no creer, no escuchar, no reaccionar a tiempo ante las denuncias de abusos”. Pidieron “perdón” a las víctimas y se comprometieron a informar sobre investigaciones de “presuntos” delitos: “Hemos fallado en nuestro deber como pastores”, declararon.


Los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile (CECH) reconocieron “humildemente que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos”.

“A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”, agregó el presidente de la CECh, Santiago Silva, quien leyó una declaración final al término de la asamblea plenaria en Punta de Tralca.

La asamblea se desarrolló durante toda la semana y fue convocada para abordar la situación que vive la Iglesia Católica en el país, particularmente a raíz de los graves casos de abusos sexuales cometidos por personal consagrado.

En los últimos tres días de la asamblea participaron, además de los obispos, los vicarios de Pastoral de las diócesis, directivos de Conferre y congregaciones religiosas, diáconos, laicas y laicos colaboradores en los servicios nacionales del Episcopado.

“NO SIEMPRE SUPIMOS ACOGER”

En la declaración, los obispos expresaron también su arrepentimiento “ante quienes han acompañado a las víctimas, a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la verdad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos”.

“En especial, reconocemos que no siempre supimos acoger en todas las instancias eclesiales las orientaciones del Consejo Nacional de Prevención para abordar oportunamente los casos de abuso sexual. Nuestras faltas u omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y han dificultado la conversión y minado la esperanza”, añadieron.

Los obispos afirmaron que de ningún modo han querido causar ni agravar el daño producido, “pero, mirado en una perspectiva del tiempo, algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, familiares y la comunidad eclesial”.

A partir del discernimiento realizado estos días, los obispos dieron a conocer decisiones y compromisos.

VICTIMAS DE KARADIMA

Al respecto, Juan Carlos Cruz señaló que “creerles es imposible”, ya que su corrupción y desdén que por años han tenido hacia las víctimas, por lo que su situación es precaria.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE

Los comentarios están cerrados.