Los Efectos del Abuso de Menores de Edad Migrantes de Trump y el Gobierno de EEUU al Separarlos de sus Familias

Por Claudia Amigo


Han surgido imágenes fuertes de niños muy pequeños que han sido detenidos en jaulas en estos campos de detención que Trump y el gobierno de Estados Unidos han denominado como “Tender Age Shelters” que son cárceles para menores de edad. EEUU está violando los derechos de niños, niñas y adolescentes sin ningún criterio humanitario, ni respeto por sus vidas.

Con todo el repudio social que ha surgido por esta deshumanización de niñas, niños y adolescentes, EEUU decidió cambiar la manera en que ejerce el cumplimiento de esta ley de cero tolerancia.

Trump luego de haber abusado a más de 2,300 niñas y niños muchos tan pequeños de 18 meses de edad hasta adolescentes, que tuvieron que saber ayudar a cambiar pañales a los más pequeños, decide dar paso atrás con esta crueldad, pero es demasiado tarde, ya que hay muchos niños que han sido marcados por este abuso.

La presidenta de la Academia Americana de Pediatría, la Dra. Colleen Kraft, visitó un centro de detención y dio una entrevista a CNN, ella comentó que someter a los niños a ser violentamente separados de sus familias les produce un estres tóxico a los niños que les provoca un incremento de las hormonas de luchar y huir de situaciones peligrosas, pero en este caso, los niveles hormonales permanecen muy altos todo el tiempo y esto les inhibe la actividad de sus cerebros. Además esto interfiere con el desarrollo de sus cerebros y provoca problemas de lenguaje, habilidades sociales y motrocidades finas, afectando su desarrollo.
Contó que habían niños que no dejaban de llorar y gritar, mientras otros se quedaban en completo silencio y que esto no es una señal de actividad cerebral normal para ellos. Los niños y niñas necesitan a sus madres y padres.
La doctora concluye que esta separación de los niños de sus padres constituye abuso de menores de edad por parte del gobierno de Estados Unidos. Que los niños ya están lidiando con la mala experiencia de migrar por la frontera y luego sufren un trauma más desgarrador cuando el gobierno les quita a las personas que le dan seguridad. Eso es abusar de menores de edad.

Esta violencia inhumana, xenófoba, racista y clasista. ¡Si estas familias no fueran pobres, no fueran mexicanas, centroamericanas o sudamericanas, Trump no las sometería a esta atrocidad, lo que está haciendo es criminal!

Uno esperaría que el gobierno chileno se hubiera pronunciado a penas se conoció este abuso repudiable, pero el presidente Piñera esperó hasta conocer el cambio que realizó Trump para finalmente tuitear sobre el atropello de los derechos de los niños, las niñas y adolescentes.

La inconsecuencia entre el silencio del presidente Piñera y su consigna de los niños primero es evidente. Termina siendo un mero slogan superficial.


Claudia Amigo


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE

Los comentarios están cerrados.