Foto: Agencia UNO

Paulina Veloso hace llorar a Chile con columna: “Tengo un pacto de sangre con los nuestros”

En el marco del llamado “Supremazo”, en donde la Corte Suprema otorgó la libertad condicional a 7 reos condenados por delitos de lesa humanidad, la ex ministra secretaria general de la Presidencia durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, Paulina Veloso, escribió una columna desde su experiencia como familiar de detenidos desaparecidos y envió un mensaje que caló hondo en el corazón de muchos chilenos que la leyeron.


“No nos pidan que olvidemos… No nos pidan que callemos… No podemos, como nos recuerda el poeta, no me importa una rosa más o menos…, tengo un pacto de amor con la hermosura; tengo un pacto de sangre con los nuestros”, remató la abogada, académica, investigadora y política chilena, Paulina Veloso.

A la libertad condicional concedida a Gamaliel Soto Segura, Manuel Pérez Santillán, José Quintanilla Fernández, Hernán Portillo Aranda y Felipe González Astorga, se añadieron posteriormente los nombres del ex brigadier del Ejército, Emilio de la Mahotiere González, y el coronel (r) Moisés Retamal Bustos. Una libertad condicional que pega como una cachetada directo a la memoria histórica de un país, que a casi de 45 años del Golpe de Estado, los familiares de las víctimas de ejecuciones, desapariciones, exilio, entre otros vejámenes ocurridos en el periodo más negro de la historia de Chile, se sienten vulnerados por una justicia que no llega, ni se da ninguna señal que algún día pueda llegar.

“Hace nada más que 41 años, fueron detenidos nuestros familiares por agentes de la Dina en Buenos Aires; trasladados clandestinamente a Chile; torturados y encerrados en lugares secretos de detención, donde nadie podía sobrevivir”, así comenzó su emotiva columna, la ex Ministra Paulina Veloso, conocida por la defensa y lucha por los derechos humanos.

La pena, la rabia, el dolor, la hicieron expresar que “en medio de esta desidia premeditada de algunos surgen voces serias…, muy serias… invocando humanidad con aquellos personajes que están siendo sancionados como criminales”.

“No cederemos en el propósito de verdad, justicia y reparación. No, no me lo pidan. Hemos buscado verdad y justicia, ya toda nuestra vida, y seguiremos. Si alguno no nos quiere acompañar en esta reivindicación civilizatoria, pues no lo haga, pero no nos pidan renuncias”, continuó.

Y prosiguió con “No piensen que creemos que el deliberado silencio o complicidad de entonces, en que no hubo piedad para las víctimas, ni generó siquiera una coma de emoción editorial, ahora se ha convertido repentinamente en una real adscripción a los derechos humanos (de los victimarios). No piensen que creemos que la libertad de los asesinos mejora nuestra sociedad. No. No hay espacio para la ingenuidad”.

Finalmente, remató con una emocionante reflexión: “Pedimos sanción… Se llama justicia… No queremos venganza, queremos justicia… Pedimos al Estado que se encuentren los restos de nuestros familiares… Y pedimos que los asesinos sean castigados, como un país civilizado, dentro del derecho, con el rigor que significan los crímenes de lesa humanidad, sin titubeo; nada más, nada menos”.

Lea acá la columna.

Columna de Paulina Veloso: No me lo pidan

Ayer, hace nada más que 41 años, fueron detenidos nuestros familiares por agentes de la Dina en Buenos Aires; trasladados clandestinamente a Chile; torturados y encerrados en lugares secretos de detención, donde nadie podía sobrevivir. Se rechazaron los recursos de amparo; se negaron sus detenciones. Se cerraron todas las puertas.


Foto: Agencia UNO


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE

Los comentarios están cerrados.