No solo estamos entregando nuestro Rut, también estamos permitiendo el cruce de información.


Cuando entregamos nuestro RUT, las empresas crean un perfil personal con tu comportamiento y privacidad. Esta información se convierte en una base de datos comercial, que otras empresas compran para evaluar tu comportamiento de compra, salud y educación, entre otros.

Es muy común que nos pidan el número de identificación cada vez que vamos a comprar un producto. Para convencernos, nos dicen que dar el RUT sirve como una herramienta de fidelización que nos otorga un beneficio, pero la verdad es que el interés por nuestra información va más allá de entregarnos un “premio” y en realidad lo que buscan es hacer perfiles de clientes que transforman en un producto.

La Fundación Datos Protegidos lanzó una campaña para sensibilizar a las personas de que el RUT trae mucho más que un conjunto de números, es la puerta a conocer muchos de nuestros comportamientos, planes de salud, educación, teléfonos, contratos e infinitos detalles de nuestras vidas.

Los datos que las empresas obtienen de nosotros, les permiten realizar informes completos de nuestra calidad de vida y comportamientos, lo que deriva en la elaboración de perfiles más detallados y acabados de nuestros gustos, intereses e intimidad. De esta forma, los comercios pueden ir realizando campañas cada vez más personalizadas para sus distintos públicos, así por ejemplo, ciertas empresas pueden saber, incluso, antes que nosotros mismos, qué tipos de enfermedades padecemos, qué productos podrían ser atractivos para nosotros, e incluso saber si una mujer se encuentra posiblemente embarazada, aún cuando ella todavía no lo haya notado. ¿Por qué? porque usan algoritmos que predicen con certeza.

Además de que todos conozcamos los efectos que tiene entregar nuestro RUT, la Fundación Datos Protegidos quiere emplazar a las empresas y comercios a que manifiesten claramente la finalidad que tienen para solicitar los datos personales. Exigimos que se informe en forma clara sobre los propósitos que tienen para solicitar el RUT, y con quienes se compartirá ese dato, de modo que cumplan con las exigencias actuales del artículo 4º de la Ley 19.628.

La historia del RUT

El número de identificación nacional en Chile ha sido utilizado desde los años 30’, momento en que se dictó la Ley Orgánica del Servicio de Registro Civil. Su creación tenía el único objeto de acreditar la identidad de las personas. Desde su formación estuvo directamente vinculado al Registro Civil, organismo al que le correspondía exclusivamente el registro de ciertos hechos que servían como fuente del estado civil de las personas.

La finalidad con la que surgió el número de identificación nacional cambió con la implementación del Rol Único Tributario, en 1969. En el caso de las personas naturales el rol único nacional, asignado por el Servicio de Registro Civil, pasó también a tener la función de identificar a las personas como contribuyentes ante el Servicio de Impuestos Internos. Es distinto en el caso de las personas jurídicas: empresas, sociedades y organizaciones sin fines de lucro. Para ellos, su número de identificación es asignado solamente por el Servicio de Impuestos Internos.

Pero, ¿Quién me puede pedir el RUT?

Los únicos que tienen la facultad legal de exigir tu número de identificación nacional y tu cédula de identidad son los funcionarios de Carabineros de Chile y de la Policía de Investigaciones en el marco de un control preventivo de identidad, de acuerdo al artículo 85 del Código Procesal Penal. Para esto, no necesitan una orden previa de un juez o fiscal, pudiendo controlar tu identidad si estiman que existe algún indicio de que hubieses cometido o intentado cometer un crimen, un simple delito o falta; que pudieses entregar información útil para la indagación de un crimen, simple delito o falta; en el caso que estés ocultando tu identidad, por ejemplo, si estás encapuchado; o si consideran que tienen algún antecedente que les permita inferir que una persona tiene alguna orden de detención pendiente.

Además, hay otros casos en que se puede solicitar exhibir el RUT para acreditar la identidad. Por ejemplo, al firmar ante un notario, al pagar con un cheque, en la venta de alcohol y cigarros para comprobar la edad del cliente, y en algunas ocasiones cuando se adquieren medicamentos con restricciones o haciendo uso de algún beneficio gubernamental (Plan Auge).


Publicado en Diario Clever.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE