Si… efectivamente soy la hija de un “Dino”, pero no cualquier “Dino”

Por Cecilia Heyder.


He tratado de escribir desde hace días, vistas las insolencias de algunas personas que han vilipendiado la memoria de mi padre, don Osvaldo Heyder Goycolea. Pienso todo el día, todos los días, diariamente, sobre qué podría contestarle a estas personas que, utilizan a mi padre para atacarme, para ofenderme, lo que me hace preguntar: ¿Si fuera hija de un “DINO”?, ¿sería un pecado?

¿Cuál sería mi crimen ser la hija de…? ¿No me da el derecho de luchar por los DDHH? ¿o también son un monopolio? No creo que los derechos humanos, ni los detenidos desaparecidos tengan dueños, o solo sean el privilegio de algunos pocos nada más.

En estos días se ha hablado que soy “hija de un Dino”, y han cometido la bajeza de tratar de desprestigiar mi persona y la memoria de mi padre. ¿Se puede llegar a ser tan bajo en esta vida? Él era el capitán Osvaldo Heyder, sí, mi padre fue ¿”Un Dino. ¿O No”? (de lo cual su trabajo fue en el SIM). Y algunas dicen que “No podemos permitir que se vistan a genocidas con ropajes humanitarios”, pero no olviden que ese “genocida” o “Dino” como ellas lo llaman, salvó vidas y le costó su propio pellejo. Se sacrificó por muchos de los que hoy me cuestionan, o dicen que “me paga la derecha”. Les vuelvo a preguntar ¿NO tengo derecho a luchar por verdad y justicia?

Para los que se creen que son los dueños de la verdad y la justicia, encuentro que luchar por algo que uno cree y defiende no me hace menos persona, al contrario, pienso que hago mucho más que la misma gente que me critica.

Así podría poner otros ejemplos. No logro entender el por qué como en Argentina no se invita a los hijos a marchar juntos por la verdad y la tan anhelada justicia, el por qué esos hijos de padres condenados por ser genocidas (hijos e hijas de militares asesinos que repudiaron a sus padres) puedan llegar a preguntar ¿Dónde están los detenidos desaparecidos?

Encuentro que los argumentos que exponen no son válidos, son de una bajeza realmente penosa, de podredumbre, de miseria humana… de pobreza de espíritu, inoralidad e ignominia..

Sí… soy la hija de un “Dino”, pero no de cualquier “Dino”. Me siento muy orgullosa de mi padre, porque él nunca empuñó las armas para matar a sus propios compatriotas. Él se enfrentó con un cercano a Manuel Contreras, desobedeció las órdenes de sus superiores, protegió y ayudó a escapar a opositores de la dictadura lo que le costó su propio pellejo. Osvaldo Heyder Goycolea no traicionó su juramento de militar, lo que, con su silenciosa epopeya lo transformó en el verdadero general del pueblo.

“Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque”.
(Bertolt Brecht)


Cecilia Heyder Contador


*1.- La Lista del Capitán Heyder, investigación de la periodista Alejandra Matus. Artículo publicado en Revista Paula, Santiago de Chile. Notable lectura de Patricio Bañados en radio Beethoven.

*2.- La extraña muerte del militar que enfrentó a la DINA, investigación del periodista Carlos Basso, publicado en El Mostrador.

El Mostrador, el primer diario digital de Chile.

Cuarenta años se cumplen ya desde el día en que fue hallado, en un cerro cercano a Talca, el cuerpo sin vida del capitán de Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, cuya extraña muerte es uno de los grandes misterios que aún quedan por resolver de la época de la dictadura, pues en ella habrían participado en conjunto la Colonia Dignidad y la DINA, organismo de inteligencia con el cual Heyder se enfrentó abiertamente, al ayudar a un grupo de presos del MIR que estaban en las manos de la policía secreta de Pinochet.


*3.La lista de Heyder | Enigma.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE

Los comentarios están cerrados.