En medio de la polémica Senado de EE.UU confirma a Brett Kavanaugh como juez de la Corte Suprema

La decisión se ha tomado por mayoría y con el respaldo de toda la bancada republicana entre gritos de mujeres que protestaban en el pasillo contra la nominación del magistrado.


El juez conservador Brett Kavanaugh ya ha jurado este sábado su cargo como miembro del Tribunal Supremo tras ser aprobado por el Senado con 50 votos a favor y 48 en contra en una de las votaciones más polémicas de los últimos años después de que el magistrado fuera acusado por varias mujeres de abusos sexuales, según informa Europa Press.

El juez principal John Roberts ha administrado el juramento constitucional y el juez Anthony Kennedy, a quien Kavanaugh reemplazará con motivo de su jubilación, ha sido quien ha proporcionado el juramento judicial en una ceremonia privada.

Brett Kavanaugh jurando el cargo de juez del Supremo | EFE

El juramento se produjo horas después de que el Senado de EEUU ratificara a Brett Kavanaugh como nuevo juez del Tribunal Supremo por mayoría y con el respaldo de toda la bancada republicana entre gritos de mujeres que protestaban en el pasillo contra el magistrado, nominado del presidente Donald Trump, y epicentro de una de las mayores polémicas desde la llegada al poder del magnate, por haber sido acusado de agresión sexual y posteriormente exonerado en una polémica investigación del FBI.

Tras conocerse la noticia, Trump se apresuró a tuitear una felicitación a Brett Kavanaugh: “Aplaudo y felicito al Senado de los Estados Unidos por confirmar a nuestro gran candidato, el juez Brett Kavanaugh, ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Hoy por la tarde firmaré su nombramiento, para que pueda jurar. ¡Muy emocionante!”. Horas antes, ya había aplaudido su inminente ratificación en lo que calificó de “un gran día para América”.


Finalmente, la votación se resolvió con 50 votos a favor por 48 en contra, como todo parecía apuntar la conclusión del pleno del viernes. Los prolegómenos de la votación final se vieron interrumpidos por mujeres concentradas en el pasillo, que han irrumpido brevemente en la sala al grito de “¡Vergüenza!” antes de que el presidente de la votación final y vicepresidente de EEUU, Mike Pence, diera orden de su desalojo.

El senador demócrata por Virginia Occidental, Joe Manchin, ha dado su aprobación a la nominación de Kavanaugh rompiendo la disciplina de partido. Lo mismo que ha hecho la senadora republicana por Alaska, Lisa Murkowski, quien se limito a reflejar su asistencia al pleno, aunque el viernes había asegurado que votaría en contra. Un último senador republicano, Steve Daines, de Montana, se ausentó para acudir a la boda de su hija. El resultado final ya había quedado prácticamente zanjado el viernes, cuando la senadora republicana Susan Collins confirmó su apoyo a Kavanaugh durante la votación de formato, aniquilando las esperanzas de grupos de mujeres y partidarios de la principal acusadora de Kavanaugh, la doctora Christine Blasey Ford, de otra posible opinión discordante dentro del partido Republicano.

“No puede llamarse investigación”.

Christine Blasey Ford, una compañera de instituto de Kavanaugh que denunció haber sido víctima de un ataque en el año 1982 durante una sesión extraordinaria celebrada la semana pasada en la Comisión de Justicia en el Senado. Los abogados de Ford han cuestionado en un comunicado la labor del FBI, en la medida en que consideran que “no puede llamarse investigación” a un análisis que no incluye una entrevista con la supuesta víctima o con testigos que acreditan la veracidad de lo que contó ante los senadores. “Estamos profundamente decepcionados por el hecho de que, después del tremendo sacrificio que (Ford) hizo al dar un paso al frente, quienes dirigen la investigación del FBI no están interesados en buscar la verdad”, han lamentado los abogados.

Kavanaugh ha negado las acusaciones de Ford, así como las de otras dos mujeres que también han denunciado abusos presuntamente sufridos durante la década de los ochenta. El candidato al Supremo critica una persecución política, algo que el presidente Trump, ha contribuido a alentar burlándose de las víctimas y poniendo en duda sin pruebas sus historias. La Casa Blanca, por su parte, ya tiene en su poder las conclusiones del análisis del FBI, por lo que espera pasar página cuanto antes a “la revisión más completa de la historia de un nominado para el Tribunal Supremo”.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...