Gran indignación por frase de Diputado seguidor de Bolsonaro: “A quien le gusten los indios, que se vaya a Bolivia”.

Autoridades y políticos bolivianos calificaron de indignante y racista una declaración atribuida a un diputado oficialista brasileño quien dijo en su país que “a quien le gusten los indios, que se vaya a Bolivia, que además de ser comunista, sigue presidida por un indio”.

Según el diario brasileño O Globo, Amorim, del partido del presidente Jair Bolsonario y el diputado estatal más votado de Rio de Janeiro, formuló tales declaraciones al referirse al área urbana conocida como Aldea Maracaná, próxima al mítico estadio de fútbol homónimo, donde hasta 1977 funcionó el Museo del  Indio y que suele albergar a familias indígenas.

Amorim considera necesaria hacer una “limpieza” del lugar (de 14.300 metros cuadrados) para habilitarla como estacionamiento para compras, como un área de  ocio o equipamiento.

“El espacio podrí­a servir como estacionamiento, compras, área de ocio o equipamiento… como carioca me causa indignación… a quien le gusten los indios, que se vaya a Bolivia…”, declaró el diputado aliado del presidente Jair Bolsonaro. Hizo la declaración en protesta por la ocupación de un edificio en esa ciudad por parte de familias de indí­genas brasileños, informó el diario O Globo.

“Indignante declaración de diputado brasileño ofende a Bolivia y no expresa hermandad de nuestros pueblos… Lo indí­gena es parte esencial de nuestras identidades y nuestra fortaleza como nación”, escribió en su cuenta de Twitter Carlos Mesa, expresidente y candidato presidencial opositor favorito en las encuestas.

A su vez la ministra de Comunicación, Gisela López, declaró que Amorim “desprecia ignorancia supina a nuestros antepasados… con palabras que demuestran ceguera y pobreza espiritual”.

“No son bienvenidos el racismo ni la discriminación”, comentó por su parte el embajador boliviano en Naciones Unidas, Sacha Llorenti.

El presidente Evo Morales, de origen aymara, la segunda etnia de Bolivia, no se pronunció el sábado.

La “Aldea Maracana”, un predio de más de 14.000 metros en Rí­o de Janeiro ocupada por familias indí­genas se ha convertido desde 2013 en un epicentro de protestas y de resistencia contra el desalojo en esa ciudad brasileña.

Comentarios
Loading...