Papa Francisco remueve del estado clerical al obispo Francisco José Cox y a Marco Antonio Órdenes Fernández

El papa Francisco ha dimitido del estado clerical a Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena (Chile), miembro del Instituto de los Padres de Schoenstatt, y a Marco Antonio Órdenes Fernández, obispo emérito de Iquique (Chile).

En ambos casos se ha aplicado el artículo 21 § 2, 2° del motu proprio “Sacramentorum Sanctitatis Tutela”, como consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores.

La decisión adoptada por el Papa el pasado jueves, 11 de octubre de 2018, no admite recurso.

La Congregación para la Doctrina de la Fe lo ha notificado ya a los interesados, a través de sus respectivos superiores, en sus respectivas residencias. Francisco José Cox Huneeus continuará formando parte del Instituto de los Padres de Schoenstatt.

Hace unos días se dio a conocer que el caso de Cox es una de las aristas que investigaba la Fiscalía en el marco de las acusaciones de abuso contra miembros de la iglesia católica chilena, no obstante, el líder mundial de Schoenstatt, Juan Pablo Cattogio, dijo en entrevista con 24 Horas que las denuncias en el país las conocieron a través de la prensa.

El obispo emérito tiene, además, desde fines del año pasado una acusación por abuso sexual cometida en Alemania.

Cattogio, por su parte, defendió los cuidados de lujo que recibe Cox en la localidad de Vallendar e, incluso, puso en duda que el religioso pudiese dar un testimonio claro debido al deteriorado estado de salud que asegura tiene.

La de Cox es la tercera expulsión sancionada por el Vaticano contra un sacerdote chileno relacionado con abusos sexuales anunciada en el último mes, tras las de Cristián Precht el 15 de septiembre y la Fernando Karadima el 28 de septiembre.

Comentarios
Loading...