Fiscal Emiliano Arias encabezó allanamiento en obispados de Valparaíso, Osorno, Concepción y Chillán

Como vulgares delincuentes, fue la conclusión del fiscal del caso Emiliano Arias de la existencia de delitos de naturaleza sexual cometidos contra menores de edad y de acciones que acreditan la existencia de encubrimiento por parte de altos miembros la iglesia.


Según consigna La Tercera, el allanamiento se ordenó por el fiscal Emiliano Arias, quién encabezó en forma simultánea el operativo en las las ciudades de Valparaíso, Osorno, Concepción y Chillán. El allanamiento tiene objeto la búsqueda de antecedentes que podrían constituir delitos que afecten la integridad e indemnidad sexual de menores de edad, estos incluyen abuso sexual, violación, prostitución infantil, almacenamiento o difusión de material pornográfico infantil, entre otros delitos cometidos por miembros de los obispados de las respectivas ciudades.

La diligencia, que se realiza de forma simultánea en estas cuatro ciudades, apunta a la incautación de todas las piezas de las investigaciones en poder de la Iglesia. Entre ellas se incluyen denuncias, investigaciones previas y antecedentes entregados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, además de las carpetas de los miembros de la iglesia involucrados en ilícitos previos a la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Penal.

Una de las víctimas del Caso Karadima, Juan Carlos Cruz, se refirió al hecho como parte integral de una banda de delincuentes donde finalmente “la justicia finalmente les golpea la puerta más y más cerca”.

Parte de la diligencia de Arias, fue citar a declarar en calidad de imputados como partícipes de los ilícitos indagados en calidad de encubridor al arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati, por el caso Laplagne. Además se requiere revisar su proceder cuando estuvo a cargo del arzobispado de Concepción.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE

Los comentarios están cerrados.