SIDA, un 1º de Diciembre improvisado

Por José Luis Díaz


Este 1º de Diciembre se conmemora el día internacional de las personas fallecidas por VIH/SIDA, día que fue dedicado a la memoria y conciencia de la importancia de prevenir y detener el avance del virus.

La pregunta en cuestión es ¿cómo llega nuestro país a conmemorar el día internación del VIH/SIDA?. Sabemos que estamos entre los países con la tasa más alta de personas viviendo con VIH de Latinoamérica y que en su gran mayoría los nuevos notificados  van desde los 15 años a 29 años. Es decir un importante número de personas se enfrentaran al mundo laboral viviendo con  VIH/SIDA, acá nuestro país se encuentra en una encrucijada, ya que las personas que requieren atención y tratamiento inician un espiral de consultas que tarde o temprano se traducen en un despido de sus espacios laborales. Otros suspenden sus tratamientos retrovirales al no acudir a sus controles médicos debido a la necesidad de permisos constates para esperar horas y horas, tan solo para qué un medico que jamás les mire a la cara, cuente algunos linfocitos, lea unos cd4 y le repita la receta, acción que puede hacer cualquier profesional de la salud. Siempre y cuando esta sea en un recinto hospitalario y no municipales donde los profesionales no están preparados ni capacitados para ello y tampoco desean capacitarse, los prejuicios del sida aun no se han olvidados y se mantiene la discriminación y la muerte social.

Todos nos preguntaremos ese 1º de Diciembre ¿Donde se refugiará el ministro Satelices más su gabinete y asesores?

Ministro que promete y compromete un apoyo especial de recursos para detener el aumento de los notificados y que posteriormente planifica y ejecuta a espalda de la sociedad civil  una campaña discriminatoria, apoyada por un rostro televiso que se facilita para engañar a la comunidad.

¿Donde se refugiara el ministro Satelices?, después de exterminar con la institucionalidad del programa de VIH/SIDA, que de algún modo resguarda las políticas preventivas en torno al virus,  instalando en ese departamento y la sociedad civil a dos asesores altamente cuestionados por activistas en esta materia.

Llama la atención donde estará ese 1º de Diciembre el Ministro Satelices, para responder los llamados de contraloría por la asignación de sus asesores,  más los montos gastados en su “engañosa” campaña llamada; el casting que salva vidas, dejando de lado a la población Trans que muchas veces teniendo talento se aleja de esos espacios por la discriminación y los prejuicios, los asesores comunicacionales del ministro le informaron  que un llamado a casting implica una invitación a quienes se siente con talento, ¿pensara el señor ministro que solo los talentosos viven con VIH/SIDA?.

Donde estará el señor ministro Satelices para responder a  la corte de apelaciones de Talca, la cual acogió el recurso de protección de SIDA MAULE por la fallida campaña realizada a espalda de la sociedad civil y a la cual aun no responde. Posiblemente recibió alguna instrucción superior que le resto importancia a la corte de Talca, un pequeño recuerdo de la señora Madariaga puede estar rondando los pasillos de aquellos tribunales.

Señor Satelices, no sabe qué hacer ese día, le recomiendo esperar en una puerta de un cementerio, ver como entran los féretros de las personas que mueres de VIH/SIDA y que seguirán muriendo a causa de su promesas incumplidas, sus trabajo alejado de la ciudadanía y falta de humildad para enfrentar un problema que va más allá de una cifra. Es un rostro, un nombre, un cuerpo, una madre que acompaña, un padre que acaricia, un hermano que llora en silencio, un vecino, sobrino, amigo, podemos ser todos y todas, los mismos que nunca vimos al ministro Satelices.

El SIDA mata, cuídate este gobierno no lo hará por ti.


José Luis Díaz.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...