La acción legal detalla que Núñez habría fotografiado a la querellante semidesnuda cuando pololeaban, sin su autorización.


Marco Antonio Núñez —expresidente de la Cámara de Diputados, exintendente regional y excandidato a la presidencia del PPD— enfrenta una querella criminal por supuestamente tomar y exhibir fotos íntimas de su expareja en redes sociales sin su consentimiento, y por el presunto delito de amenazas.

De acuerdo a información exclusiva de Radio Bío Bío en Valparaíso, la querella fue presentada en el Juzgado de Garantía de Casablanca el 7 de septiembre pasado. El exparlametario del Partido por la Democracia (PPD) es acusado, junto con una funcionaria del Congreso, por Paula Arriagada, exjefa de campaña de Rodrigo González, diputado del mismo partido.

Según consigna la acción judicial, en octubre de 2017, Arriagada y Núñez iniciaron una relación sentimental. Al poco tiempo, la demandante se enteró de que una mujer, secretaria en el Congreso, la había insultado fuertemente por Twitter: “¿Existirá alguien más maraca, zorra y puta que la Paula Arriagada? No creo, no lo he visto”, habría escrito.

Por ello, Arriagada le escribió por WhatsApp a la mujer para que le dijera a la cara cuál era su problema. Ya en ese entonces, la denunciante había escuchado que la acusada había tenido una relación con Núñez. La querellada habría respondido a garabatos.

Ante la situación, Arriagada conversó con el entonces honorable diputado, quien le contó que había tenido una relación informal con la secretaria, con la que se juntaba cada uno o dos meses, ocasiones en las que tenían sexo. Con la funcionaria nunca fue una relación formal y pública: con Arriagada la relación era formal, y eso había dejado “despechada y loca” a la ex, según habría dicho Núñez.

Núñez habría asegurado que hablaría con la funcionaria. Sin embargo, el 29 de abril de 2018, la querellante pidió al ya exdiputado que borrara un comentario de la mujer en su cuenta de Instagram y que la bloqueara, lo que él hizo.

A las tres horas la mujer habría llegado hasta la casa de Núñez, quien dijo que ella estaba “borracha y empastillada”. Más tarde Arriagada recibió un mensaje de audio en Whatsapp: “Mira conchetumadre, deja de huevearme culiá porque a la próxima vez te tiro a la PDI. Estoy con Marco ahora, así que deja de huevearme hija de la grandísima puta, ¿me entendiste? Córtala, hueona, córtala, porque tengo cómo cagarte hija de la grandísima puta”.

Esa noche Arriagada terminó la relación con Núñez. El 13 de mayo volvieron, después de que el exparlamentario llegara hasta su domicilio para pedirle perdón.

Estaban en medio de las elecciones internas del PPD, a las que Núñez postulaba al cargo de presidente y Arriagada al de vicepresidente. Ella le expresó que la relación duraría hasta el final de los comicios, e incluso le manifestó que lo mejor que podía hacer era volver con la secretaria, pues la relación entre ellos estaba “irremediablemente fracturada”.

Una vez que terminaron las elecciones, finalizó la relación, y en julio Arriagada renunció al PPD.

Aunque ella había dejado a Núñez, a finales de ese mes surgió una cuenta en Instagram en la que aparecía una foto de la secretaria con el exparlamentario. Unos días después de creada, se publicó en esa cuenta una foto de Arriagada con el torso desnudo. La imagen, de acuerdo a la querellante, habría sido capturada sin su consentimiento mientras se cambiaba de ropa cuando compartía con Núñez en Tunquén. El único que pudo haber tomado la fotografía fue el exparlamentario.

Más tarde se subieron otras fotos de Arriagada con insultos, hasta que la cuenta fue bajada. En otra cuenta, activada poco después, la demandada aparecía en ropa interior, en la casa en Vitacura de Núñez. “Lo más grave es que esas fotos fueron tomadas por el expresidente de la Cámara de Diputados, mientras aún ostentaba el cargo de ‘honorable’“, se lee en la querella.

La versión de la afectada

“Aparece en redes sociales fotos mías que yo no me saqué, pero que identifico perfecto cuándo fueron capturadas por Marco dentro de un contexto privado de pololeo que en ese momento manteníamos. Yo no le envié esas fotografías, ni menos autoricé su captura, y menos su publicación”, contó Arriagada.

Arriagada señaló además que otro elemento que, a su juicio, agrava el hecho, es el contexto del país, donde precisamente, se está haciendo cargo de la deuda histórica en términos de igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

“Hoy la mujeres estamos más que nunca en una lucha para que se nos respete y para que se hagan valer nuestros derechos en todo ámbito, por lo que es inconcebible e inaceptable que un líder político -que ha vivido toda la vida del servicio público- cometa estos ilícitos en contra del género, con la agravante de haberlos cometido cuando se desempeñaba aún como diputado”, aseveró la querellante.

Finalmente, el excandidato a la presidencia del PPD aseguró que se dedicaría a su defensa: “Estoy muy afectado por esta injusta acusación y me concentraré en mi defensa judicial y ante el Tribunal Supremo de mi partido”.

La declaración completa a continuación:

“Se me intenta involucrar en una situación íntima que, lamentablemente, afectaría a una mujer y ex militante del PPD. No he participado jamás en la exposición indebida de fotografías de ninguna persona por redes sociales, ni por ningún medio. Mi vida da testimonio de mi absoluto respeto a las mujeres, a la intimidad y a la honra de las personas. Estoy en condiciones de demostrar ante cualquier Tribunal mi absoluta inocencia, ya que no he participado en ninguno de los actos que se me quieren atribuir. Me defenderé, y agradezco enormemente a los medios que han querido escuchar mi versión y sostener mi presunción de inocencia. Estoy muy afectado por esta injusta acusación y me concentraré en mi defensa judicial y ante el Tribunal Supremo de mi Partido”.

 


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE