Declaración: Colegio de Periodistas denuncia grave ocultamiento de información en muerte de Catrillanca

El Colegio de Periodistas de Chile denuncia ante la opinión publica la grave manipulación y ocultamiento de información por parte de las autoridades de gobierno y de Carabineros, sobre la gravedad de los hechos ocurridos en la localidad de Ercilla, Región de La Araucanía y que costó la vida del comunero mapuche Camilo Catrillanca.
El propio Ministro del Interior, Andrés Chadwick, tuvo que reconocer hoy domingo que los carabineros involucrados sí portaban cámaras y que borraron las grabaciones, cuestión que se había negado sistemáticamente. Por lo mismo, exigimos el esclarecimiento total de los hechos, ya que el periodismo debe entregar a la ciudadanía información veraz y oportuna sobre estos graves acontecimientos que han generado conmoción internacional.
Aquí no sólo se han vulnerado los derechos de las personas en los territorios afectados por la acción del llamado Comando Jungla, sino también el derecho a la comunicación y a la información que debiera prevalecer en una democracia.  El periodismo chileno atraviesa hoy por una grave crisis, a raíz de una práctica constante por parte de organismos del Estado que impiden obtener información certera y verídica.
Denunciamos en su oportunidad el montaje de la Operación Huracán, considerando que era imperioso despejar todas aquellas cortapisas que interfieran, distorsionen y limiten el ejercicio periodístico. Al hablar de cortapisas, nos referimos a la maliciosa práctica del montaje informativo, que hoy ha llegado a límites inaceptables, toda vez que lo que se requiere esclarecer son los hechos que llevaron a la muerte a una persona.

Convocamos a las organizaciones sociales, a periodistas y comunicadores/as, a trabajadores y trabajadoras de los medios y a quienes se desempeñan en los diversos ámbitos de las comunicaciones, a ponernos de pie para impedir y evitar que continúen estas prácticas de tergiversación de la información y manipulación de los acontecimientos, como lo sufrimos durante la dictadura cívico-militar.
Se requiere aunar fuerzas, para generar las alertas ante la peligrosa reinstalación de prácticas de manipulación desde las salas de prensa, que parecían olvidadas, o al menos, estaban contenidas.  Nos asiste la convicción que sólo el ejercicio de un periodismo ético y responsable nos conducirá a una sociedad libre de odiosidades y suspicacias.
Instamos a nuestros colegas de los medios de comunicación, principalmente a la televisión, a no caer en un socavón de mentiras, utilizadas a conveniencia. Está en juego nuestra credibilidad y la confianza que debemos alcanzar ante la ciudadanía.

 

Fuente :  https://www.colegiodeperiodistas.cl

Comentarios
Loading...