Carta abierta a la diputada Camila Flores: “Usted provoca un daño muy grande a la memoria de las víctimas de Pinochet”

Por Sara Arcos.


Luego de leer y también escuchar el ”valiente” discurso de la diputada Camila Flores expresando su orgullo y valentía por reconocerse ”pinochetista”, alardeando además que lo dice ”sin problemas” he tomado la decisión de escribirle a esta diputada para expresarle lo que originan sus palabras, para mí muy irresponsables y con falta absoluta de humanidad.

Diputada Flores para empezar le aclaro que esa libertad de opinión de la que usted hace uso de manera constante NO era posible en la Dictadura que usted enaltece día tras día. No lo sería si usted en vez de tener la ”militancia” que le distingue en estos tiempos de democracia, para mi gusto ”democracia protegida”, hubiera sido una ”zurda” en esos 17 años de dictadura, claro posiblemente le hago sonreír con sorna porque pensará que jamás lo habría sido y le creo. Pero supongamos que así hubiera sido. Usted nunca habría podido expresarse libremente si usted hubiera sido ”allendista” o simplemente zurda.

En dictadura ese arrojo le habría costado como mínimo ser detenida por los aparatos de seguridad del dictador, su ídolo! Podría haber sido sometida a las más denigrantes formas de violación y de tortura. Ser violada por perros adiestrados; soportar la introducción en su vagina de objetos y hasta de ratas; podría haber sido otra detenida desaparecida y tal vez sus padres estarían al igual que muchos padres integrando la enorme lista de personas que aún hoy en día a casi 46 años del comienzo de aquella noche negra aún buscan a sus seres queridos. Por no decir que a lo mejor la habrían asesinado y su maltrecho cuerpo abandonado en la vía pública, como así sucedió.

Yo no le deseo un destino así, de ninguna manera, solamente intento que se ponga en ”la piel del otro”, que muestre un mínimo de empatía por las víctimas de la dictadura. Sólo eso.

Cuando usted expresa su opinión de la manera cómo lo hace, provoca un daño muy grande a la memoria de las víctimas de la dictadura, a los familiares de esas miles de personas, en mi caso particular me hace daño, en el caso de mi hijo le hace daño y viola de manera muy cruel la memoria de mi compañero y padre de mi hijo.

Usted como ciudadana de a pie puede tener la opinión que mejor le venga en gana, PERO en su rol de diputada de la república NO debiera estar permitido que usted constantemente haga una exaltación del peor período de nuestro país.

Esta ”libertad” de la cual usted hace uso de manera constante, es censurable pero usted no tiene responsabilidad en ello. La responsabilidad les cabe a los políticos de entonces, al período de la ”transición” hasta nuestros días que optaron por ”salvaguardar” la imagen del dictador y de las FFAA. Usted era una niña y poco o nada podía entender el tremendo drama que había asolado al país.

Se dice que la educación es responsabilidad de los padres y obviamente que es así, pero yo no quiero atribuir a sus progenitores la causa de su tremenda desinformación porque usted dejó de ser niña hace rato y ha tenido tiempo, pienso yo, para documentarse, para cultivar su conocimiento sobre nuestro pasado reciente y para objetivamente hacer un análisis de cómo fue esa parte de nuestra historia. No se trata sólo de abanderizarse en una posición y punto.

Cuando usted lanza sus mensajes de manera tan ”valiente” y recibe la ovación de sus iguales están exaltando y también aprobando” el ”derecho” del estado a crear aparatos represivos como la DINA, CNI y todos las formas de represión que ”distinguió” a todas las ramas de nuestras gloriosas FFAA y Carabineros y con ello ”aprobando” el asesinato de los opositores, de las personas que piensen diferente.

Usted cada dos por tres hace declaraciones totalmente irresponsables y carentes de veracidad. Como muestra un botón: el tristísimo papel que hizo en un programa de TV ante la diputada Carmen Hertz quien estuvo a punto de presentar una demanda por injurias!

Que luego la diputada Hertz tuvo la grandeza de no continuar adelante con una querella es algo que usted debiera tener en cuenta, fue una lección de humanidad algo que usted no logró asimilar. La vida da muchas vueltas, el hombre es el único animal que tropieza dos y hasta más veces con la misma piedra y usted lleva tropezando hace rato. Las personas inteligentes crecen y se desarrollan día a día y de los errores siempre surge una lección, pero veo que no en su caso.

Mi intención no es descalificarla ni como persona ni como política, algo mal se ha hecho en estos años post dictadura que ha permitido la irrupción de políticos (diputados y senadores) con la moral que la distingue a usted. No está sola en este apartado.

Si he decidido escribirle esta carta, es porque siento que basta ya de escuchar declaraciones como las suyas, basta ya del pisoteo constante a la memoria de los miles de víctimas de la dictadura y al sistemático NEGACIONISMO que se ha instaurado en este gobierno.

No le diré cómo fueron los años en dictadura para mi y mi hijo. Si le diré que mi esposo fue una persona digna, honrada, trabajadora y que al igual que miles de personas él soñaba con un Chile mejor para todos. Donde los más necesitados tuvieran espacio y vieran cubiertas sus necesidades: alimentación, vivienda y sobretodo EDUCACIÓN. Juan no fue un extremista, no estaba dispuesto a matar, sólo pensaba como muchos que la injusticia social debiera ser erradicada. Una utopía? Sí que lo fue, porque la oligarquía chilena NO estaba dispuesta a perder sus privilegios! Le aconsejo que por una vez, lea, lea y lea, documéntese pero hágalo sin prejuicios, honradamente y comprobará que la historia, así como es título del libro testimonial de la diputada Hertz ”la historia fue otra”.

Yo he escrito mi testimonio, es el relato de lo que fue nuestra vida a partir del momento en que Juan fue atrapado por las fauces del monstruo de la dictadura. Escribirlo fue dejar mi corazón al descubierto, fue sanador, pero muy duro. Lo hice por Juan y por nuestro hijo. Mi testimonio se llama ”A través de un túnel”, si yo estuviera en Chile se lo regalaría para que se ”introduzca en nuestra piel”.

No le pido que deje de adorar a su ídolo Pinochet, por cierto muy ”mono” su sobrinito disfrazado de dictador, sólo le pido un mínimo de respeto y si no fuera mucho una pizca de empatía.

Atentamente,
Sara Arcos vda. de Calderón

 


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...