OPINIÓN: La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad

Por Trinidad Lathrop


La Unión Europea se va dando cuenta del grave problema que significa el resurgimiento de la ultraderecha. Los primeros pasos para protegerse los dieron Alemania, el Reino Unido y Francia, ilegalizando partidos y cortando fondos públicos.

Esta semana, la Unión Europea decidió cortar ayudas a dos grupos de ultraderecha y la justicia de Finlandia declaró ilegal un movimiento neonazi, porque: “ofende a los grupos étnicos, extiende el discurso del odio y fomenta el uso de la violencia”.

Ellos saben muy bien como empieza esto y como termina.

Mientras, en Chile la prensa se pelea por darle tribuna a estos grupos.

Katherine Salosny invitó a un movimiento neonazi a su programa nocturno, y llamó fascista a Pablo Schwarz por negarse a participar en el mismo programa, otro canal, les hace un reportaje completo con entrevistas a sus lideres, en El Informante y otros programas políticos pasean a J. A. Kast sin pudor, ayudándolo a difundir su discurso de odio. La Red llevó a la hija de Iturriaga Neumann a decir que las víctimas mentían y que los presos de Punta Peuco son presos políticos, inocentes de los crímenes por los que se les condenó.

La Tercera, hace un par de semanas llevaba en la edición de un día, 2 artículos distintos dedicados a J.A.Kast.

Esto no es pluralismo, los discursos de odio no están protegidos por la libertad de expresión, ni menos constituyen una opción política democrática legítima.

Con ellos gobernando no hay periodismo, no hay prensa, solo hay propaganda. Muere la prensa y hiere de muerte a todo el país.

Es suicidarse con una bomba atómica.

Recuerdo y aplaudo a Ferrnando Paulsen que se negó a conversar en Tolerancia 0 con Hermógenes Pérez de Arce, a Beatriz Sánchez que se negó a conversar con Sergio Melnick y a Alejandro Goic que salió del set de un programa al entrar Patricia Maldonado.

Como dijo Thomas Mann: “La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad” y el odio contra la diversidad sexual, contra las mujeres, contra las personas transgenero, contra los migrantes (y ese odio va dirigido incluso a niñ@s) contra otros países de la región, contra la izquierda, la defensa cerrada de los crímenes de la dictadura, el poner en duda los fallos que condenan a los criminales, cabe sin duda alguna, en la definición de maldad.


Trinidad Lathrop Leiva


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...