Nuevo escándalo por abusos sexuales: Mujeres acusan a Tito Fernández de ser líder de una secta sexual

“Tallis”, la denominada secta sexual revelada en un reportaje de The Clinic, cuenta los desgarradores testimonios de las víctimas de la secta sexual de, Tito Fernandez, “El Temucano”.


Un nuevo escándalo por abusos sexuales, esta vez “Tallis”, una secta sexual del cantautor nacional, “El Temucano”, donde se habrían cometido estos ilícitos en 2010. En un extenso reportaje de The Clinic, se detalla que esta secta se desarrollaba en encuentros del Centro Integral de Estudios Metafísicos, donde Fernández era gran maestro.

Tres víctimas cuentan cómo eran convencidas para mantener encuentros íntimos que eran tildados de “sagrados” por el músico.

Las mujeres eran contactadas para ingresar al club secreto de “Tallis”, donde debían prestarle servicios sexuales a Tito Fernández “con el propósito de que pudiera mantenerse brillando como una luz para el mundo”.

“Me dice que el trabajo consistía en que yo tenía que entregarle mi energía sexual al maestro. Recuerdo que sentí un frío enorme en mi cuerpo, pero no podía demostrarlo: ¡Él era el maestro!”, relata de forma desconsolada una de las víctimas, luego de ser citada vía correo electrónico a esta reunión secreta.

La figura que Tito Fernández construía de sí mismo en estas charlas generaba que los alumnos lo vieran como un ser intocable y sabio, al cual se le debía hacer caso en todo momento. “Sentía que por contárselo, él prendía una vela y me iba bien. Yo lo quise un montón, como un padre, como mi maestro. Entendía que lo que pasó había sido un sacrificio espiritual y, después de eso, se convirtió en mi Tata, mi padre ausente”, agregó esta mujer.

Él quería que yo, por ser bailarina, me sacara la ropa de algún modo sexy y a mí no me salía. No podía actuar. Y me violó. No tuvo ni un cuidado, ni un gesto cariñoso. Para él, nosotras éramos esclavas sexuales, nada más”, señala otra víctima.

De este modo, las mujeres debían tener relaciones sexuales siete veces con Fernández y quedar unidas con el “cordón azul”.

Siempre tenía la duda de si lo estaba culpando sin razón, o si en verdad el viejo era malo y turbio. La cuarta vez le dije, con mucho respeto, que no tenía ganas de ir, que cumplir con ese compromiso para mí no era agradable. Me respondió que ese encuentro tenía que ocurrir, porque ya estábamos ahí, que la cuarta vez era la más importante, porque sellaba la unión con el cordón azul”, detalló la tercera mujer que dio su testimonio al reportaje.

Lea ACÁ el reportaje.

Tallis, la logia secreta de Tito Fernández “El Temucano” y los sacrificios sexuales de sus discípulas

Una se veía a sí misma, parada a su lado y diciéndose, junto a la línea del metro: “Tírate, tírate”. Otra aún no puede llorar por los abusos que vivió, pero cualquier evento insignificante le provoca lágrimas desbordantes, imparables, que no sabe de dónde vienen.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...