Luis Recabarren y Ana González.

[VIDEO] Luis Emilio Recabarren, el ´Puntito´, nieto de Ana González: «Hasta Siempre Abueli»

El “Puntito”, nieto de Ana González de Recabarren, entregó un mensaje en sus redes sociales, tras la muerte de su abuela, la histórica dirigenta de Derechos Humanos.


Luis Emilio Recabarren Mena (45), es hijo de Nalvia Mena Alvarado y de Luis Emilio Recabarren, ambos detenidos desaparecidos. Su madre Nalvia, llevaba en el vientre un embarazo de tres meses, un bebé que vendría siendo su hermano, que tampoco nunca apareció. Sin olvidar al hermano de su padre, Manuel “Mañungo” Recabarren, su tío también se encuentra en calidad de detenido desaparecido. También es nieto de Manuel Recabarren, quien también fue hecho desaparecer por los organismos represivos de Pinochet, su abuelo fue el esposo de la recientemente fallecida Ana González de Recabarren. Luis, el “Puntito” como cariñosamente lo llamaban en su familia, llegó para tomar la posta que dejó su abuela Ana.

Luis Recabarren y Ana González.

Luis Emilio Recabarren Mena, el “Puntito”, quedó huérfano de padre y madre el 29 de abril de 1976, fue abandonado en medio de una calle en el sector de Santa Rosa con Sebastopol. Ese fatídico día, no solamente le quitó a sus padres, sino que también le quitó al hermano que su madre Nalvia llevaba en el vientre y, a su tío Manuel. Luis fue entregado por unos vecinos a sus abuelos Ana y Manuel en la comuna de San Miguel. Al día siguiente, su tata, dirigente del Partido Comunista, intentó averiguar qué había pasado. Su abuelo Manuel nunca regresó. Luis, debe cargar con el triste legado de contar con 5 de sus familiares desaparecidos.

El “Puntito” entregó un sensible homenaje de despedida a su abuela Ana, de quién no se pudo despedir. Luis vive actualmente en Suecia, y tenía planeado viajar en diciembre a Chile. No pudo, no llegó, su abuela se le adelantó, pero a través de su cuenta de facebook se encargó de despedirla.

Según consigna La Tercera, medio en el que Luis otorgó una entrevista, señaló que su abuela Anita lloró, pero no a mares. “Nosotros hemos vivido un luto perpetuo, que no ha podido terminar. Cuando niño yo me quedaba dormido, llorando en silencio, para no despertar a nadie. Así sentía también a mi abuela en las noches: ella lloraba bajito, nunca pudo llorar a mares, porque no está la posibilidad de decir “esto fue lo que pasó” y terminar, decir, “uf, ya está””.

Tomar la posta de su abuela desde el extranjero no es fácil, pero tal como Luis Recabarren relató en entrevista en La Tercera, se empeña en hacer justicia por sus seres queridos. “Yo necesito conocer quién fue el que mató a mi madre”, declaró.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Comentarios
Loading...